Q-Salzhenia (2) — Kenny Bell (7)

Rival: Kenny Bell

Fecha / Hora: 09/03/08 – 12:45

Campo: C-2

Resultado: 2-7 (derrota)

Goles:

  • Chiki (0-1), (6-2)

Tarjetas:

Partido Limpio, sin Tarjetas.

Crónica a continuación.

DOLOROSA DERROTA

Un equipo de nivel impone un severo correctivo al Salzhenia.

Acostumbrados estamos este año a dar lecciones de fútbol a nuestros rivales, pero cuando un domingo electoral eres tu el que pones la bata de alumno, sólo queda coger el bolígrafo y aprender. Porque lo que recibió el Salzhenia contra el Kenny Bell fue un repaso de como se juega al fútbol: atacando y defendiendo, por las bandas y por el centro, abarcando todo el terreno de juego, con desmarques y paredes…
El partido se preveía muy complicado. No en vano, eran los dos conjuntos con más aspiraciones a ocupar en mayo el primer puesto de la categoría. Llevaban toda la campaña jugando al gato y al ratón, ora adelantaba uno al otro, ora era el otro el que pasaba al uno. Si a esto le sumamos la cantidad de mermados en la plantilla (y las notables ausencias de Santi y Pablo Casas), sólo quedaba apelar a la épica, recurso que en más de una ocasión ha salvado a las ‘abejas’ de malos tragos.

La táctica era teóricamente sencilla, aunque díficil llevarla a la práctica: esperar atrás y pillarles a la contra. El experimento funcionó hasta los 5 minutos, cuando los blancos igualaron el tanto de Chiki (jugador que por fín rompió su sequía goleadora ante su escuadra fetiche). A partir de ese momento, las ocasiones y los goles fueron cayendo como gotas de agua. Al descanso, el marcador reflejaba un injusto 3-1, ya que el balón había vivido durante casi toda la primera parte en el área que defendían los negroamarillos.

En la reanudación, el mismo guión. El guardamenta ‘abeja’ recogía el esférico de dentro de las mallas y se lo entregaba a sus derrotados compañeros para que siguiera el baile. A partir del 7-2, el choque se convirtió en un auténtico correcalles donde ningún futbolista del Salzhenia conocía su auténtica posición. Mientras tanto, Jose se dedicaba a atajar todos los disparos que le lanzaban sus oponentes, utilizando indistintamente brazos y piernas, como auténtico portero de balonmano. Así, hasta que el colegiado decidió dar por zanjado la lección con tres pitidos largos, que provocó síntomas de alivio en las ‘abejas’, como cuando escuchaban el sonido de la sirena en el instituto.

MVP: José, quien hizo paradas de mérito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: